MANIFIESTO REGISTROS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MANIFIESTO REGISTROS

Mensaje  Admin el Jue Oct 14, 2010 1:51 am


MANIFIESTO REGISTROS

Notapor LoLoR el Mar Ene 26, 2010 10:00 am
Cito a Kaikus desde el foro http://empleadoregistro.forosactivos.net

Este manifiesto lo han hecho un grupo de empleados que lo han colgado en http://www.manifiestoregistros.blogspot.com/ y al final del mismo hay un formulario para adherirse al mismo.
Según la última conversación mantenida con ellos desde APeR (ya que contactaron con la Asociación para que les ayudásemos a divulgarlo), parece que la aceptación está siendo buena y que ya hay bastantes compañeros que lo han firmado a través de dicho formulario.
Estaría bien que lo firmásemos todos los que estamos de acuerdo para que el mismo tenga mas peso en caso de que llegue a algún sitio.

Manifiesto de la actual situación de los registros

Enero de 2010


Somos un grupo de empleados de los Registros de la propiedad y mercantiles de España que queremos denunciar la precaria situación laboral en que nos encontramos y los abusos de que hemos sido objeto durante las últimas dos décadas por parte de los registradores, funcionarios públicos dependientes del Ministerio de Justicia.


Naturaleza de nuestro trabajo

La función que desempeñamos en los registros de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles presenta una sorprendente singularidad dentro del marco laboral español, que se remonta a la creación del registro en 1861.

Hasta 1992, fecha en que se aprobó nuestro I Convenio Colectivo, los oficiales y auxiliares de registros dependíamos directamente del Ministerio de Justicia y nuestra situación laboral se regía por un reglamento orgánico. Si bien a partir de ese año nuestra relación con los registradores adquirió un carácter estrictamente laboral mediante su regulación con un convenio colectivo, este texto sigue recogiendo las peculiaridades históricas de nuestra función.

Así por ejemplo, el artículo 25 del vigente Convenio faculta a los registradores para exigir a los empleados una especial dedicación al trabajo si la situación laboral lo demanda, lo que supera las previsiones establecidas en el Estatuto de los Trabajadores y lo que a menudo se traduce en jornadas maratonianas y prisas cada vez más frecuentes, en estos tiempos en que se procura conjugar la seguridad jurídica con la agilidad en el tráfico mercantil e inmobiliario. Así, por ejemplo, un registrador puede suspender las vacaciones de su personal por “necesidades de servicio” e incluso, de facto, hacer que las pierda “legalmente” (lo que ocurre si otro registrador toma posesión de la oficina a continuación de él). El registrador también puede establecer un aumento de la jornada laboral, incluso por encima de la legal, e incluso está exonerado de abonar las horas extraordinarias de aquellas personas que reciben una retribución en función de la recaudación de la oficina.

Por otra parte, el buen funcionamiento de los registros no se podría explicar acudiendo únicamente a la dedicación de sus trabajadores. Ha de saberse también que su personal atesora conocimientos jurídico-técnicos especializados de gran calibre y recogidos específicamente en los textos normativos que regulan nuestra función. Sin embargo y para que nuestros propios jefes los reconocieran en la práctica –ya es triste-, hemos tenido que acudir a la vía judicial laboral (Res. 10 de octubre de 1994 del Ministerio de Trabajo, Sen. TSJ de Madrid de 16 de febrero de 2001, entre otras).

El éxito que la institución registral conoce dentro y fuera de nuestras fronteras se sustenta básicamente en el trabajo de sus empleados, aun cuando los méritos suelan atribuirse en exclusividad a la cabeza visible de las oficinas, los registradores. Baste saber que, con el volumen de documentación que actualmente conocen los registros de la propiedad y mercantiles, si un registrador asumiera por sí mismo todas las tareas de la oficina el atraso en el despacho sería asimilable al que sufren algunas administraciones públicas. Y baste saber también que, sólo gracias a la especial cualificación y dedicación de los empleados del registrador, éste puede “desaparecer” de su despacho en los días no feriados y durante las horas de oficina (aun cuando tiene el deber legal de ausentarse sólo en casos taxativos según el artículo 548 del Reglamento Hipotecario). Animamos al público en general que se dirija a las oficinas de los registros españoles cualquier tarde o cualquier sábado en horas de oficina y comprueben de primera mano cuántos registradores se encuentran en sus despachos, sobre todo en las grandes capitales –Valencia, Sevilla, Madrid, Barcelona…- .

Como contraprestación a nuestro trabajo, los oficiales y auxiliares de los registros españoles somos retribuidos no con un sueldo fijo y estable, sino con una participación directa en los ingresos netos del registrador: una vez deducidos los gastos de oficina (alquiler, luz, cuotas colegiales, etc.), este funcionario público percibe el 60% de las ganancias de la oficina y el 40% restante se reparte entre todos los empleados. La participación en beneficios, el cobro a “comisión” y el reparto de las ganancias se basan en un modo de entender el trabajo que no puede desligarse de la especial dedicación a la que antes nos referíamos y que, por otro lado, diversas instituciones (desde una temprana sentencia judicial de 1934 hasta los agentes económicos más destacados actualmente) han reconocido como una forma óptima de organización laboral.

Sin embargo, los vertiginosos cambios técnicos y legales que ha conocido nuestra institución en las últimas dos décadas, junto con la tenaz determinación por acabar con este sistema que están demostrando los registradores, nos han conducido a un callejón sin salida.




Adulteración de las relaciones laborales.

En los últimos tiempos los registros han asumido con total naturalidad no sólo innumerables novedades tecnológicas (la informatización de las oficinas, el acceso telemático e instantáneo al registro, aplicación de la firma electrónica, etc.), sino también multitud de nuevas funciones jurídicas y administrativas que habitualmente descargan de trabajo a las administraciones públicas. Contra lo que pudiera parecer, dichas tareas nunca han motivado un excesivo esfuerzo laboral o intelectual por parte de los registradores, que se han limitado a delegar en su personal su puesta en marcha y funcionamiento, como viene haciéndose desde siempre. En caso necesario y cuando les ha convenido, los registradores han afrontado las novedades técnicas y legislativas ampliando sus plantillas (recordemos otra vez que los empleados de los registros, sean estos el número que sean, se reparten siempre la misma cantidad de dinero, el 40% de los ingresos netos).

Igualmente en los últimos tiempos se ha incrementado la exigencia de una mayor celeridad en los plazos de calificación y despacho de la documentación. Para los registradores la reducción de plazos ha supuesto en la práctica el mismo esfuerzo que el que citábamos al final del párrafo anterior: se contrata más personal y ya se encargarán ellos de sacar el trabajo.

Por último, no son menos destacables los gastos genéricos y de representación que, cada vez con mayor frecuencia, asumen los registradores a mayor gloria de sí mismos y de sus grupos de poder, como veremos más adelante. Tales gastos, dado nuestro particular sistema retributivo, repercuten directamente en nuestro bolsillo.

De todo lo dicho se deduce que a un registrador le da igual tener uno que diez empleados, lo mismo que asumir una que diez funciones. Cualquier gasto que decida realizar se asocia a su oficina en la proporción que indicábamos más arriba: el 60% corresponde al registrador y el 40% restante al personal que, huelga decirlo, carece de voz y de voto en tales decisiones.




El Colegio Nacional de Registradores


En la pasada década y promovida por una generación ambiciosa de nuevos registradores, la cuenta de la vieja que representa el párrafo anterior se convirtió en el santo y seña de la dirección y gestión que tanto el Colegio de Registradores como sus miembros individuales han querido dar a su función que es la nuestra. Los registradores se aprovechan con gran facilidad de nuestro marco laboral y retributivo para trasladarnos los gastos que suponen las nuevas tareas y las nuevas obligaciones, en lugar de afrontar las rebajas arancelarias o las exigencias legislativas enfrentándose a otros ‘lobbys’ de poder o a las tendencias políticas en virtud de las cuales se aligeran los Presupuestos Generales del Estado privatizando determinadas funciones, bajo la tenue fundamentación de que el registrador es funcionario público y es “él” quien las asume.

Fruto de esta tendencia es el reforzamiento de la institución que aglutina las voluntades de los registradores, es decir, el Colegio Nacional de Registradores. Esta corporación de derecho público, con competencia sobre sus colegiados pero que al encontrarse encargada de velar por el buen funcionamiento de nuestra función, acaba también rigiendo el destino del personal de los registros, se ha convertido en nuestro mayor adversario. Sin pudor alguno el Colegio de Registradores ha pasado a ser el acicate de los registradores frente a su personal.

Al menos en teoría, el Colegio de Registradores debería desarrollar una actividad de dirección, organización y gestión de la función registral que permitiera luego su desarrollo diligente y eficaz en cada oficina.

En la práctica el Colegio de Registradores gestiona y organiza los avances técnicos que se producen en nuestra profesión con un afán puramente recaudatorio, fácilmente comprobable en aquellas funciones que asume en exclusiva, como, por ejemplo, los servicios de información mercantil y de propiedad conocidos por sus siglas, el FLEI y el FLOTI. A cambio de su intermediación, el Colegio recibe unos sustanciosos ingresos que proceden no sólo de los clientes que utilizan sus servicios, sino también de los propios colegiados... y de sus empleados. La institución colegial cobra a todos los registros por cada documento que entra en la oficina, por cada nota informativa que se da por internet e incluso por el alquiler de buena parte de los locales en los que se ubican los registros.

En esta tendencia a la macrocefalia que singulariza al Colegio de los Registradores, se ha omitido malintencionadamente al personal de los registros, al que se ignora sin mayores miramientos; a diferencia de lo que sucedía antes de 1992, cuando los empleados tenían representación en dicho órgano. Conviene no perder de vista que los gastos y los fastos colegiales (véase a este respecto la reciente y poco moderada celebración, en plena crisis económica, del 75º aniversario de la institución colegial) se sustentan en un presupuesto al que contribuye el personal de los registros en la señalada propiedad del 40%.

Sirva para captar mejor el espíritu de la institución colegial el caso más reciente, aunque también el más ilustrativo. No hace más de dos meses la opinión pública española ha sabido de la existencia de una sociedad llamada INVERSIONES COLEGIO DE REGISTRADORES DE ESPAÑA S.L. –IICRE-, alumbrada por la anterior Junta de Gobierno del colegio de Registradores. Estamos ante una sociedad mercantil elitista –formada sólo por registradores y sin posible acceso para otros profesionales o particulares-, en un intento de hacer legal la asignación de los recursos derivados del arancel a un gasto seleccionado a dedo y que les beneficia a ellos mismos como socios exclusivos y excluyentes.

Dicha sociedad es titular del nuevo edificio de los registros de Madrid. Sorprendentemente para los tiempos de crisis que corren y a pesar de que los registros de Madrid abandonan el centro de la ciudad para instalarse en la periferia (lo que, en buena lógica, supondría el abaratamiento de la cuota de alquiler), los registradores y empleados de los registros madrileños van a pagar un alquiler bastante más caro que el que venían abonando hasta ahora en el barrio de Salamanca. Los socios de dicha sociedad –registradores, como decimos- recibirán nuestro gasto como su beneficio societario. Obvia decir que nadie se dirigió nunca a los empleados de los registros de Madrid, no ya para negociar el gasto concreto que está a punto de producirse, sino tan sólo para saber que sugerencias pueden hacer sobre su nuevo lugar de trabajo aquellas personas que más tiempo van a pasar dentro de las oficinas, es decir, sus propios empleados.




Denuncia


Por todo ello afirmamos que, lenta pero inexorablemente, los registradores han atacado el espíritu de nuestra relación laboral y la letra de sus normas reguladoras, ante la pasividad de tan altos y significados organismos como aquel del que dependen los registradores, es decir, el Ministerio de Justicia. Como hemos visto detenidamente, los registradores han asumido innumerables funciones de carácter gratuito (cuyos gastos, no obstante, repercuten en la oficina) como moneda de cambio para mantener su estatus económico. Pero además y en parte debido a ello, en las últimas dos décadas el personal de los registros se ha multiplicado por tres, teniendo en cuenta que, no obstante, nuestra retribución a cargo del 40% de los ingresos no ha variado.

No contentos con desvirtuar nuestras retribuciones por tales medios, en los últimos tiempos los registradores han incrementado los ataques a su personal. Hace cuatro años decidieron boicotear los organismos reguladores del convenio estrangulando la Comisión de Vigilancia y Seguimiento del citado convenio, a consecuencia de lo cual tienen las manos libres para reinterpretar unilateral y falazmente las normas que regulan nuestra relación laboral. Amparándose en una lectura inexistente de una sentencia judicial, la patronal que agrupa a los registradores se niega a contribuir al sostenimiento económico de dicha Comisión, a pesar de lo que establece taxativamente el Estatuto de los Trabajadores.

En la última década, además, los registradores han coartado el derecho a la promoción laboral desvirtuando por completo los exámenes anuales para la adquisición de categoría. Tan pronto deciden convocar las pruebas de forma unilateral -sin contar los sindicatos como preceptúa nuestro convenio-, como, una vez reunidas todas las partes, prefieren alterar sobre la marcha el contenido de los exámenes, o bien retrasan lo indecible la resolución de las pruebas, todo lo cual, en cualquier caso, convierte a nuestros exámenes de promoción en un auténtico cachondeo.

Como mejor ejemplo de su mala fe, los registradores han prolongado artificialmente la negociación del II convenio colectivo de nuestro sector. El Convenio Colectivo de 1992, definitivamente superado en muchos aspectos, tenía duración inicial de cinco años. Desde que los sindicatos se sentaron a negociar, la patronal ha venido aplicando las artimañas más variopintas con tal de no ceder en su posición: sustitución periódica de sus representantes en la mesa de negociación, firma de documentos a los que luego no se ha reconocido validez alguna, intentos de amedrentar a los representantes sindicales con acciones poco éticas...

El recurso de la huelga fue usado en el año 2003 por el sindicato mayoritario de nuestro sector, de manera ingenua y desorganizada, todo hay que decirlo. Tampoco ayudó a la movilización laboral la atomización de los registros españoles en infinitud de pequeñas oficinas (en cuya mayor parte no se superan los 10 empleados), a menudo desconectadas entre sí, lo que facilitó la inacción en algunos casos y, en otros -demasiados- la cesión ante las presiones ejercidas por los empresarios.

De dicha época deriva la última demarcación registral, es decir, la creación de 300 nuevos registros, hecha con intención política de mejorar nuestra función pero que, en realidad, ha contribuido al deterioro de nuestra situación laboral.

Como otras muchas veces, la ignorancia y candidez de nuestros políticos, y más concretamente de nuestra Dirección General, dejó en manos del Colegio de Registradores, y más concretamente en manos de algún registrador, la responsabilidad de estructurar la demarcación de las nuevas oficinas, determinando de qué registros se segregarían y qué terrenos formarían esos nuevos despachos.

El resultado fue un nuevo retroceso en nuestros derechos laborales y una nueva muestra de que el egoísmo interesado de los registradores prima como interés sobre nuestra función pública. Así el registrador encargado del “estudio” para crear los nuevos registros “se dividió” su registro sacando un cacho de carretera y cuatro casas viejas quedándose con el 90% de su antiguo registro. Lo mismo hicieron todos los amigos-compañeros. En la última demarcación se han creado registros de la propiedad que, como se dice con mucha guasa en una de las ciudades más afectadas, son el cementerio y un par de calles más…

Muchos compañeros fueron adscritos a las nuevas oficinas por el viejo sistema del “ordeno y mando”, sin posibilidad de réplica o con represalias en caso contrario. Dada la especial dedicación a la que nos referíamos al principio de este manifiesto, nuestros compañeros de los nuevos registros ocupan un puesto de trabajo inviable desde el punto de visto económico, social y familiar: en muchos de ellos ni siquiera hay personal suficiente que cubra necesidades tan básicas como las vacaciones o una baja por enfermedad.

Evidentemente si el sentido común hubiera primado y se hubiera escuchado al personal, esto no habría sucedido nunca. Pero como no existimos para nuestra Dirección General ni para su Colegio de Registradores… pues así nos va, a nosotros y a todos aquellos que esperan una mejora de nuestra función con los nuevos tiempos.




La Dirección General de los Registros y del Notariado


Ésa es la situación actual de nuestras oficinas. Somos la maquinaria humana que nutre una función pública dirigida por un órgano gubernativo llamado Dirección General de los Registros y del Notariado, dependiente del Ministerio de Justicia.

Dicho organismo, pese a la corrección en las formas que caracterizan a su actual titular, dista mucho de realizar óptimamente su función. Nuestros compañeros de los sindicatos y asociaciones se encontraron con buenas palabras en las primeras entrevistas que sostuvieron con la Directora General, al tiempo que recibían una contestación que, no por esperada, dejó de causar una cadente decepción en el colectivo. Si bien es cierto que el deseo de la Dirección General es que no exista conflictividad laboral, también es cierto, se nos dijo, que su función no es mediar entre los registradores y su personal.

Tal afirmación debe ser matizada por el hecho de que dicho Centro Directivo tiene la obligación de velar por el buen funcionamiento de los registros y, en consecuencia, tiene que fiscalizar férreamente la labor de los registradores y de su órgano colegial –además de otros agentes- con el único fin de que la función jurídico económica que se realiza en nuestras oficinas se cumpla para garantizar el tráfico jurídico inmobiliario. En estos parámetros, la Dirección General está capacitada para crear, agrupar o dividir registros, inspeccionarlos, controlar a los registradores y en definitiva a su Colegio, sancionar y ejecutar sanciones…

Así que, entendiendo que nosotros somos algo distinto del mobiliario de que los registradores se sirven para cumplir con su función y concibiendo que nuestra existencia es imprescindible en esas oficinas, entendemos que las palmaditas en la espalda son un recurso político de especial interés dilatorio, pero absolutamente insatisfactorio e insuficiente para evitar el desastre laboral al que nos están conduciendo. No es exagerado afirmar que muchos compañeros, ante los recortes arancelarios, las alteraciones en la demarcación, el creciente desgobierno de las oficinas, la crisis económica y la nula voluntad empresarial por llevar sus despachos a buen puerto, estén acudiendo, cada vez en mayor número y cada vez con mayor frecuencia, a los Tribunales de Justicia, en un intento de que la sociedad, a través de uno de los pilares en que se basa la democracia, reconozca lo que los registradores ni la Dirección General está dispuesta a reconocer: UN TRATO DIGNO.

Vivimos en un país acostumbrado a resolver con parches los problemas a medida que se van encontrando. La planificación, mediación y gestión como conceptos aplicables a nuestra actividad se encuentran en sus albores y, bajo este prisma, sólo nos atrevemos a denunciar nuestra situación laboral. Si fuéramos más ambiciosos, exigiríamos representatividad en las cuestiones que atañen a nuestra función, es decir, que se nos consultara antes de tomar decisiones políticas estructurales o que, al menos, se nos diera la oportunidad de presentar un modesto estudio práctico-jurídico, que bien seguro evitaría la mayor parte de los problemas causados por decisiones intempestivas, finalmente parcheados por quienes nos dedicamos a estas tareas día a día. Sin embargo, queremos centrarnos en tareas más urgentes.

Buscar la comprensión ajena es un modesto comienzo a una tarea que se nos antoja ingente: conseguir que un ‘lobby’ como los registradores reconozca y respete a las personas que, con la fuerza de su trabajo, soportan y garantizan su posición económica y social.

Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor el abuelo el Jue Ene 28, 2010 5:20 pm
Gracias LoLor y Kaikus por haber puesto aquí el manifiesto.

Lo he leído detenidamente y he quedado gratamente impresionado, pues se recogen las verdades de manera clara.

Este manifiesto lo comparto y no tengo problema alguno de firmarlo, como proponen que hagamos. Pero tengo alguna duda al respecto.

El manifiesto no está suscrito por nadie en concreto, sino simplemente por "un grupo de empleados de los Registros ----" Mo me parece mal el comienzo del escrito ni desconfío de nada, pero no me parece equitativo que ese "grupo de empleados" desconocido, me solicite mi nombre y apellidos y el DNI. No lo veo correcto, la balanza no se equilibra, no sé.....

Si ese "grupo de empleados" no se identifica igualmente que me lo piden a mí, no creo que llegue a apuntarme nunca. Podría ser como apuntarme a mí mismo con una pistola y las cosas no están como para ir jugando con fuego.....

Espero me comprendais y me gustaría que el SIOYA y resto de representantes sindicales, solicitasen a este grupo hacer suyo el escrito, el cual no tiene desperdicio.

Un saludo a todos, que hace bastante tiempo que no participaba, aunque no he dejado de leerlo.
Un saludo para todos y todas. el abuelo


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor foliosregistrales el Jue Ene 28, 2010 8:50 pm
Leo muchas Webs, y en la pagina Aper tienes la respuesta!!!!

http://asociaper.es/2010/01/13/manifiesto-de-la-actual-situacion-de-los-registros/#comments

Código: Seleccionar todo
anónimo (11:22:01) :

Hola muchachos. Respecto al manifiesto, lo hemos concebido para ser un texto que sirva como presentación de quiénes somos, dónde trabajamos y qué problemas causan los registradores -a nuestra función y a nosotros-, añadiendo además dentro de una visión global y para una mejor comprensión de la situación de los Registros, una crítica velada a dos instituciones, el Colegio de Registradores y la Dirección General de los Registros, que por distintas razones han pasado a ser parte de la problemática de nuestra función.

El manifiesto está ideado para ser claramente anónimo. Es evidente que si trasciende va a herir “sensibilidades” entre los registradores, y que éstos son, hoy por hoy, nada de fiar. Pero su carácter no deriva del “miedo” sino que tiene ese carácter precisamente para cumplir con su fin último, y es que este texto no es de nadie porque es un instrumento que se nos ha dado a TODOS para que hagamos con él lo que queramos.

kaikus ha comenzado divulgando entre nosotros el manifiesto, lo cual tiene un doble valor:
1º.- Representa la forma de dar a conocer la iniciativa entre nosotros, y cualquier crítica al texto podría ser estudiada y si es asumida, el texto podemos rectificarlo.

2º.- Sirve para que el texto pueda realizar su última y auténtica función.

El texto cumple varias funciones:

En primer lugar, busca que su contenido pueda ser asumido por todo trabajador que lo lee, sea a porcentaje o no -algo que se ha buscado con mucho interés, la unidad frente al enemigo por encima de diferencias-.

En segundo lugar, busca ser un bien en sí mismo, dice la VERDAD con independencia de que sea asumido por nadie, y así cómo es, puede ser reconocido por todos nosotros, y de ello deriva su última función o fin:

En tercer lugar, es un instrumento que se nos ofrece a TODOS, y si estamos de acuerdo con él y expresa ideas que consideramos importantes de transmitir, podremos divulgarlo en el ámbito que estimemos. Podemos dárselo a nuestro jefe, dejarlo encima de una mesa para que lo vea, leérselo a nuestra pareja como un cuento corto con final triste para dar penita como el perro de scottex, y luego, si hay gente con iniciativa y como ya se pidió en el foro, podemos llevarlo a través de internet a periódicos digitales, a lugares afines a nosotros -la página de notarios y registradores, por ejemplo-, y luego a lugares como blogs de políticos o de política… etc… Buscar dar a conocer nuestra situación, si estamos de acuerdo con lo que se cuenta.

Por tanto, como dice Pacorro, su finalidad auténtica es ser un medio para exteriorizar nuestra situación frente a la opinión pública en general -a través de los medios de comunicación digitales-, pero dentro de internet, podemos acceder a otros interlocutores interesantes, como políticos, autoridades, administraciones, sindicatos… a los que aportar y dar a conocer la situación que refleja correctamente el manifiesto. Esta idea se expuso en el foro “cerrado” y ahora la hacemos nuestra aquí, viendo que este sitio puede servir como lugar dónde ir contando qué hemos hecho con ese manifiesto, que en definitiva, es de todo aquel que lo use.

Un abrazo.



Un saludo Abuelo.

PD. Los Sindicatos han dicho algo del Civil!!!, pues, menos van a decir del manifiesto.

Me consta que el último manifiesto, organizado en "Catalunya" consiguió el soporte del Sindicato Catalán (SRC) y el apoyo de Aper, pero ni SIOYA ni los demás a los que se les pasó (me consta a CCOO en Catalunya) no lo apoyaron, todo y con eso, se consiguió el 97'35% de los Registros de Catalunya (al final 99%, no se publicó) y 147 Registros del Resto de España (en nº de votos aprox. 15% del total de los empleados a nivel de España y superior al 60% en catalunya).
http://empleatsderegistresdecatalunya.blogspot.com/2008/12/todo-el-personal-de-los-registros.html
Y el resultado en http://empleatsderegistresdecatalunya.blogspot.com/2009/02/nota-de-la-junta-de-gobierno-del-src.html


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor kaikus el Lun Feb 08, 2010 9:12 pm
Hola abuelo.
Entiendo tus dudas y quiero aclararte algo.
Un grupo de empleados ha redactado el manifiesto y lo ha firmado, si bien su firma no consta en el propio manifiesto, aunque sí en el archivo electrónico al que van a parar las firmas de quienes están suscribiéndolo. No sería equitativo tampoco que sus firmas apareciesen públicamente mientras que las del resto estuvieran escondidas. Si lo firmas pasas a formar parte de ese "grupo de empleados de los Registros de la propiedad y mercantiles de España que queremos denunciar la precaria situación laboral en que nos encontramos y los abusos de que hemos sido objeto durante las últimas dos décadas por parte de los registradores, funcionarios públicos dependientes del Ministerio de Justicia."
Yo desde luego lo he firmado, con mi nombre, mis dos apellidos y mi DNI.
Asociación del Personal de los Registros de la Propiedad y Mercantiles de España -APeR- · -Asociaper.es-


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor caridad el Mar Feb 09, 2010 12:04 pm
Buenos días Kaikus, gracias a tí y a todos los compañeros que estais intentando poner orden en este gallinero. Firmé el manifiesto en su día porque me parece que el texto refleja fielmente la realidad general de nuestro colectivo y fimaré cualquier otro que vaya en esa dirección sin importarme que se sepa que lo he firmado con nombre y apellidos porque considero que lo que se reivindica es de justicia para todos nosotros. Dicho esto, si no te importa, me gustaria saber, si tienes el dato, el número de compañeros que lo han firmado, es sólo curiosidad, si no puede ser lo entederé, gracias de antemano y estoy a disposición para lo que podais necesitar.


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor percebe el Dom Feb 14, 2010 6:51 pm
Me alegra ver que el manifiesto se ha colgado en una conversación en el foro de casos prácticos de notarios y registradores.

Espero que siga moviéndose en internet.

Un saludo.


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor foliosregistrales el Dom Feb 14, 2010 9:24 pm
Si señor, donde más duele, que crack!!!

http://www.foroswebgratis.com/foro-Mensajes.php?id_foro=82653&id_tema=2333371&id_mensaje=6273009&NumPage=1

PD. Ahora si que lo van a leer.

Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor percebe el Mar Feb 16, 2010 7:27 pm
En fin, que se puso probablemente durante el fin de semana, y el lunes, se dieron cuenta Y LO QUITARON!!!!!

Será que tenía faltas de ortografía, que era poco práctico..., demasiado CIERTO????

Bueno, ya sabemos que el rollito de la censura funciona....

Ahora me han tocado los cojones a mí, a ver dónde lo puedo colgar, coño.

Un saludo.


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor percebe el Mar Feb 16, 2010 7:39 pm
Remitido a FEAPEN -FEDERACION ESTATAL DE ASOCIACIONES PROFESIONALES DE EMPLEADOS DE NOTARIAS-:

Hola, soy oficial de registros. En nuestro foro, personal auxiliar de los registros de la propiedad y mercantiles de españa, se ha dado publicidad a un manifiesto que refleja con cruda realidad y dureza la actual situación que tenemos en nuestras oficinas.

El otro día en notarios y registradores ví con estupor cómo en el foro de casos prácticos un compañero de Huesca lo publicó.

Pero ha durado dos días.

Eso me ha cabreado mucho, y ante ello, he decidido darle un poco de publicidad, empezando por traladaroslo a vosotros. Como compañeros de sufrimientos, creo que este texto es una noticia que podéis publicitar sin censura en vuestra página, y en todo caso, espero que al menos su lectura os interese.

Ahora me voy de políticos...

Un saludo. Percebe.


Re: MANIFIESTO REGISTROS

Notapor kaikus el Jue Feb 18, 2010 3:12 pm
Acabo de echarle un vistazo a su web y parece que no lo han publicado (o por lo menos yo no lo he visto).
Asociación del Personal de los Registros de la Propiedad y Mercantiles de España -APeR- · -Asociaper.es-


avatar
Admin
Admin

Mensajes : 878
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://personalauxiliar.crearforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.